Vivienda habitual

No asuma los riesgos que pueda sufrir los suyos o su vivienda y hágale un seguro.

Su Hogar debe estar debidamente protegida ante cualquier siniestro que se pueda producir. Ante cualquier robo, bien por descuidos (incendio) o por el desgaste de los años que va sufriendo nuestro hogar, debemos asegurarlo.

Nuestro hogar suele estar bien conservado, donde hemos invertido toda nuestra ilusión en su acondicionamiento y es donde se encuentra casi la totalidad de nuestros enseres, nuestras joyas. Cubrir nuestros bienes que tanto nos ha costado conseguirlos debe ser nuestra obligación.